Make your own free website on Tripod.com



1995-2000: Un presidente que llevo al país a la democracia.


Zedillo con su gran inteligencia logro salvar al país y al sistema pero eso no evito que en
1997 en las elecciones intermedias la población castigara a su partido haciéndolo perder la
mayoría absoluta en la cámara de diputados, la gubernatura en Querétaro y Nuevo León y el
Distrito Federal. Era la mayor perdida en la historia para el sistema.

La cámara de diputados quedo conformada de la siguiente manera: PRI 38%, PAN 28%, PRD
27%. El presidente de la Republica hizo un gobierno pasivo, paso desapercibido, no fue un
presidente que le gustara estar en primera plana, eso le hizo ganar reconocimiento, trabajo y
trabajo mucho para mejorar las finanzas, fue bajando la deuda externa, la inflación descendía
de manera impresionante, las tazas de interés bajaron, se continuo con el programa de
apoyo social “SOLIDARIDAD” ahora llamado “PROGRESA”,  el déficit publico disminuyo y
para finales de su sexenio el crecimiento económico era de 5% y para el 2000 llego a un 7%.

Ernesto Zedillo intento continuar con las privatizaciones, ahora le tocaba al sector energético,
se intento enviar una reforma fiscal con un gravamen del 15% generalizado pero ya era muy
tarde ya que su partido había perdido la mayoría en el congreso y la oposición se negó
terminantemente a dichas reformas. Zedillo gran apertura a los partidos de oposición, le dio
mayor autonomía al IFE.

Para 1998 el Gobernador de Guanajuato, Vicente Fox Quezada ya estaba haciendo
campaña política rumbo a la presidencia, fue famoso por gobernar desde su celular ya que
se la pasaba viajando, para el 2000 el Vicente Fox ya era conocido en todo el país y surgía
como el candidato idóneo para el PAN y así fue, ahora comenzaba la campaña por la
presidencia de la republica.

El partido oficial hizo elecciones internas, los precandidatos eran Humberto Roque Villanueva
(diputado federal), Roberto Madrazo Pintado (Gobernador de Tabasco), Manuel Bartlett (ex
secretario de gobernación y ex Gobernador de Puebla) y Francisco Labastida Ochoa (ex
Gobernador de Sinaloa, ex Embajador de México en Portugal), en esta ocasión el famoso
“dedazo” no fue tan descarado como en otras ocasiones aunque en una entrevista que le
hicieron a Zedillo, el mismo presidente dijo “Labastida es mi gallo”, en ese momento se sabia
que FLO seria el próximo presidente de la republica.

La campaña fue bastante intensa los 3 principales partidos se golpeaban cada que tenían
una oportunidad, los debates fueron algo pesados, las encuestas empezaban a mostrar un
crecimiento de Vicente Fox, Cárdenas perdía votos por el famoso “voto útil” promocionado
por Acción Nacional, Labastida perdía terreno pero seguía con una ventaja bastante
favorable, eso fue cambiando al paso de los meses y para el ultimo mes de campaña se veía
que había un empate técnico entre el candidato de Alianza por el Cambio conformada por
PAN-PVEM y por el candidato oficial Francisco Labastida.

2 de Julio del 2000, las elecciones marchaban bien, muy pocos disturbios, pasaban las horas,
todos los medios nacionales e internacionales estaban pendientes de la elección, Vicente Fox
logro posicionarse impresionantemente gracias a la buena campaña mercadologica que
había lanzado, existían camisas, pantalones, cintos, botas, tazas, etc. Con su nombre, traer
algo de Vicente Fox era estar a la moda.

Cierre de casillas, se empezaba el computo, para las 9:00pm hora del centro se informaba
que el candidato del PAN-PVEM llevaba una ventaja considerable que era casi irreversible,
los ánimos se calentaban, salía Fox declarándose ganador, el PRI no lo aceptaba, el PRD
salio a aceptar la victoria de Fox y sorpresivamente en cadena nacional, sin previo aviso sale
el Presidente de la Republica Ernesto Zedillo informando que el presidente electo era sin
lugar a dudas el Licenciado Vicente Fox Quezada, eso provoco malestar en el PRI, todos los
estados, todas las ciudades estaban de fiesta, había ganado la oposición, 72 años de priismo
quedaron en la historia.

En los días siguientes los medios impresos presagiaban el fin del partido oficial, la muerte de
la hegemonía partidista y la apertura democrática en el país, el PRI tenía los días contados.